Ocho claves para grandes empresas que quieren trabajar con startups

Cada vez son más las grandes empresas latinoamericanas que comienzan a trabajar con startups en su proceso de transformación digital a través de programas de Corporate Venturing. Este es un modelo híbrido que combina los esfuerzos internos de innovación de las empresas y el trabajo con terceros en innovación abierta, mediante herramientas como inversiones en startups, incubación, aceleración o colaboración. Algunas compañías hacen hackatones o concursos de pitchs, mientras otras profundizan sus programas, creando aceleradoras corporativas o áreas de inversión de capital de riesgo corporativo.

Esto, claramente es un fenómeno que no va a parar y que no se trata de una moda, porque es una herramienta de sobrevivencia para que las empresas se reinventen ante un mercado cada vez más global y digitalizado.

En este contexto, un reporte elaborado por Prodem con apoyo de Telefónica, disponible en corporateventuringlatam.com, evidencia que ya son más de 150 corporaciones en la región que se están vinculando con startups y 28 de ellas están haciendo cosas muy interesantes en Chile, que se convierte en el país líder de Hispanoamérica.

Luego de trabajar más de ocho años en innovación abierta y Corporate Venturing y contar con un portafolio global de 429 startups, en Wayra de Telefónica, queremos compartir algunos de nuestros principales aprendizajes para aquellas grandes empresas que están comenzando a aventurarse en este mundo.

1.- Hacerlo en serio. Esto no puede ser sólo por RSE, ni mejoramiento de imagen. No es un tema para sacar un buen spot de televisión, que deje bien catalogada a tu empresa ante la opinión pública. La innovación definirá el futuro de tu compañía, por lo cual la capacidad que tengas de innovar y reinventar tu negocio implicará si en 5 o 10 años más tu compañía se sumará a la revolución digital.

2.- Dedica personas y recursos propios. Siguiendo el punto anterior, si lo vas a hacer en serio, para innovar de verdad tendrías que comprometerte y financiar tus propias iniciativas. De lo contrario, está el riesgo de conseguir sólo resultados esporádicos o no conseguir ningún impacto significativo. Esto es de largo plazo, y contar con tu propio músculo de innovación es clave para tener la fuerza necesaria.

3.- Acepta la prueba y error. No existe innovación sin aprendizajes constantes. Está comprobado que el 80% de los proyectos de innovación que realices terminarán fracasando y con un retorno cercano a cero. Pero la apuesta en el mediano y largo plazo, es que ese 20% defina tus futuras fuentes de ingresos. Y es incluso posible que el 1% se convierta en tu próximo gran negocio, que redefina completamente tu compañía. La incertidumbre y el fallo son parte del juego.

4.- Parte de a poco. Si estas recién empezando, no es necesario que armar un fondo de capital de riesgo corporativo de miles de millones de dólares. Puedes partir de a poco, probando y piloteando, tal como lo hacen las startups. En ese sentido, antes de armar un área, contratar a gente y dedicar muchas horas a las figuras legales y burocracias corporativas, comienza simplemente con un par de casos, para que vayas aprendiendo paulatinamente. Invierte 10 millones de pesos en una startup; contrata y usa los servicios de otra e integra a tu catálogo de productos de una startup para ofrecérselo a tus clientes. Sólo con estos ejercicios ya tendrás el aprendizaje y la visión necesaria para montar un programa más ambicioso.

5.- Dale autonomía al programa. Un área que trabaja con startups requiere de agilidad, flexibilidad y estilo emprendedor. Una iniciativa de innovación abierta y corporate venturing requiere de independencia, tanto a nivel jerárquico, como de presupuesto. Idealmente reporta al directorio, con una fuerte vinculación al gerente general y el gerente de estrategia.

6.- Las startups son tus partners, no tus proveedores ni empleados. Es un gran error el pensar que las startups sólo pueden ser proveedores de una gran empresa. No basta con hacer sesiones de pitchs para que esa gran empresa contrate sus servicios. La apuesta debe ser más fuerte y alineada con el plan estratégico de la empresa. Las startups con que trabajes, pueden ser el futuro disruptor de tu negocio. Ellos son partners estratégicos, por lo que deben ser tratados de esa manera, tanto en procesos de integración, de compras y de atención. Los emprendedores no son tus empleados, son tus socios.

7.- Crea mecanismos de vinculación entre la startup y tu empresa. De nada vale sólo seleccionar una startup, premiarla o invertirla. El gran valor al trabajar junto a emprendimientos innovadores, es justamente cómo logras vincular su negocio con la estrategia de tu compañía. Las empresas líderes en corporate venturing a nivel global confiesan que dedican más del 70% de su tiempo y recursos justamente en lograr esta vinculación estratégica. Es lo más difícil y lo que toma más tiempo, pero una vez que se logra, el beneficio mutuo es notable y termina siendo para la gran empresa una ventaja competitiva difícil de superar por la competencia.

8.- Mide lo que haces. No se vale sólo con buscar métricas vanidosas sobre cuantos emprendedores participaron en tu concurso o las apariciones en prensa que tuvo tu programa de innovación. Lo importante es definir desde el primer minuto cuál es el impacto real que buscarás lograr en la compañía: retorno financiero de las inversiones; nuevos ingresos generados a partir del trabajo conjunto con startups; medir ahorros y eficiencias por la contratación de un servicio innovador, etc. Lo que no mides, no existe.

No hay una receta única para vincularse con startups, pero la clave es darle un sentido de urgencia a la transformación de los negocios, porque en todas las industrias están apareciendo día a día nuevas amenazas. Pero innovando y también a través del trabajo junto a startups, creando programas de innovación abierta, esas amenazas se pueden convertir en oportunidades reales.

Subscribe to our Newsletter

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.